Faces hacia la integración

agosto 30, 2008

Este es uno de los posibles escenarios a los que nos enfrentamos cuando vamos a otro lugar, evidentemente, no todos pasan por esto aun que si creo que es lo más común. Algunos se integran rápidamente, construyen su nuevo hogar sin vacilar ni un momento (os envidio).

Novedad

Todo te parece interesante, quieres ir a todo sitio, hasta los los tachos basura te llaman la atención. Quieres conocer más, más y más.

Añoranza

Cuando pasa un tiempo y te das cuenta que de ya no vives en la que era tu casa, que vives en otro sitio, con otra gente y en entorno empiezas a añorar la que era tu casa; piensas en volver.

Roces por convivencia

Tienes problemas en tu día a día por idioma, expresiones, costumbres… tonterías como el tono de voz puede irritarte a ti o a la persona con la que tratas.

Sociedad dual [1] (por frustración)

Este es el punto más critico. Entre la añoranza y los roces empiezas a odiar el sitio donde estás, buscas cualquier detalle para aborrecer cada vez más el sitio y así volver a la que era tu casa o crear un gueto con los tuyos. El miedo al rechazo, a ser diferente, paraliza y te vuelve idiota.

Integración y posibilidades

Una vez superadas todas las faces anteriores, cuando ya conoces las costumbres, el idioma, la comida… de tu nuevo hogar es cuando empiezas a ver, realmente, las posibilidades que tienes. Ellos te aceptan a ti y tu a ellos. Se abren un ilimitado abanico de oportunidades en todas las areas, mejoras laboralmente, estudios, pareja, amigos… La nueva vida.

Conclusión/Reflexión

Pasar por todas estas faces es duro, son emociones muy fuertes pero merece la pena. Da igual el sitio donde vayas. Conocer otra cultura, convivir con ella, proporciona una riqueza incalculable que se quedará siempre contigo.

Lamentablemente no todos tienen la misma capacidad de adaptación y se quedan en alguna de estas faces, la peor sin duda es la “sociedad dual”, esa frustración por la inadaptación.

[1]: “Esta observación ha visto aumentar su interés en los últimos años, cuando ponderados análisis y diagnósticos de la realidad social han venido advirtiendo que una parte no pequeña de la población, dentro de los mismos estados europeos, va quedando distanciada, marginada o excluida de la participación en el bienestar conseguido (sociedad dual)“. De la integración de los inmigrantes a la integración de la sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: